MANIFIESTO

La fotografía llegó a mi vida como una herramienta para reconocerme como soy, sanar heridas del pasado por la incomprensión. Para transformar el error en arte y para poner en cuestionamiento todo lo establecido.

En mis obras soy como un ser subversivo de la realidad, pasando del error a las metáforas en la imagen como una forma de persuadir al espectador a reflexionar y cuestionar lo que ve, siente y piensa. 

¿Por qué es acaso la forma en que miramos el mundo, una forma pre-establecida desde lo cultural y social? Si mis obras logran cuestionar eso, ¿Dé dónde entonces debemos partir a mirar? 

Esa es la misión que siento como fotógrafo a través del arte. De sanar y transformar nuestra mirada, por una visión más humana. Dónde quepan todas las posibilidades, porque al final somos infinitos.